Hasta pronto Camerún

Ayer, entrada la tarde, recibí la noticia no confirmada inicialmente, de que Daniel Quezada Chacón, nuestro Negro Camerún, había partido abruptamente de este mundo. A pesar que desde hace un tiempo me venía comentando la cercanía de su partida, que su salud estaba muy deteriorada, se sentía cansado y solo esperaba salir en el ansiado listado de los que se acogerían a retiro, quienes lo conocíamos, como que costaba creerle; tal vez por eso me impactó tanto la lamentable noticia.

En representación del directorio de AFUMUVI, un afectuoso saludo a su familia, a sus compañeros de labores, a sus más cercanos. Partió un socio destacado de AFUMUVI. Cooperador, locuaz, crítico, grupiento… más de cerca: noble, pícaro, sencillo, inocentón, incorregiblemente comentarista…, alma de reportero.

Si bien es cierto que duele, intuyo que está bien que está mejor. No sé si era confidencial, si cometo una infidencia me tendrás que perdonar: Más de una vez me planteaste la alternativa que si no salía luego el retiro, tu salud quebrantada, era mejor partir, te acuciaba la urgente necesidad de recursos para poder apoyar en el restablecimiento o mejoramiento de la salud de un nietecito. Tan noble propósito sin duda se cumplirá.

Dadas las actuales circunstancias pedirles un minuto, una oración a la distancia, para nuestro NEGRO CAMERÚN, del mismo modo, para nuestros compañeros de labores LORETO TORRES, RECAREDO NAVARRETE, GREGORIO BAEZ y TELMA ORDENES quienes lo precedieron en su partida.

Con un abrazo fraterno les saludan.

Directorio AFUMUVI

Un Comentario

  1. Johana Silva dice:

    Buenas tardes, recién hoy un poco más calmada puedo responder a tanto amor para con mí suegro, efectivamente no es ningún secreto que estaba enfermo y cansado, que solo esperaba poder jubilar e irse a vivir con su nieto el tiempo que le quedaba.. Ignacio Quesada su único nieto, y quién tiene una triste enfermedad degenerativa era la luz en la vida de mí querido suegro, y se que de dónde está ahora puede cuidarlo e interceder para que su enfermedad pueda avanzar más lento. Reitero los agradecimientos en nombre de su deuda (mí suegra) la señora Isabel Vega y Daniel Quezada (hijo).

Ingresar comentario