Despidos en el sector público: el triste saldo de desvinculados en el 2010

Miles de funcionarios fueron despedidos pese a la carta abierta que Piñera les escribió prometiéndoles que eso no ocurriría. El ministerio de Educación dejó el saldo mayor con 600 desvinculaciones. Líder de los funcionarios públicos se reunió con el presidente de la Corte Suprema por el tema de los días no trabajados.

Sin duda fue el tema que marcó el 2010 y que los funcionarios públicos no olvidarán, principalmente por la forma en que los despidos se produjeron a lo largo del año.

Aún recuerdan cuando el entonces candidato Sebastián Piñera, les prometía y casi aseguraba que de ganar la elección no desvincularía a nadie y que más bien era la Concertación que estaba instalando una campaña del terror para desprestigiarlo. Con promesas de mejoramiento en la calidad de su trabajo, muchos creyeron en su palabra. Eso hasta el 11 de marzo.

La primera ola de despidos se produjo en el ministerio de Planificación, cuando cerca de 20 funcionarios de la administración de la ex ministra Paula Quintana, fueron despedidos uno a uno, tras la llegada del ministro UDI Felipe Kast. De todos los despidos ese 11 de marzo, sólo dos se salvaron: un jefe de división y la jefa de comunicaciones.

Cuatro días después de los despidos, en Twitter apareció un curioso mensaje del ministro dando cuenta de las vacantes que había:”Buscamos Patch Adams de RRHH”. Su objetivo, twitteó Kast, es “transformar Mideplan en el lugar más entretenido para trabajar. Ideas y currículo a patchmideplan@gmail.com”.

El martes 16 de marzo fue el turno de Bienes Nacionales. Luego que la ministra, la candidata a diputada derrotada por Talca, la RN Catalina Parot, se reuniera con los diferentes jefes de divisiones de la cartera, fueron despedidos 10 directores de esas divisiones y jefes de áreas críticas.

En el ministerio de Vivienda, que lo encabeza la militante de la UDI Magdalena Matte, esposa del senador de ese mismo partido Hernán Larraín, pasó por lo mismo.

En el área de comunicaciones, todos los periodistas debieron dejar sus puestos de trabajo. Asimismo fueron despedidos, los jefes de división, siendo los de Jurídica y Contraloría los únicos que se “salvaron”.

Una situación similar, pero en la que nadie se salvó ocurrió en las oficinas de la Comisión Bicentenario en avenida Holanda 2027, entidad a cargo desde el 11 de marzo del ex diputado de la UDI Julio Dittborn.

El ex parlamentario llegó con cartas de despido para todos los profesionales del organismo que tenía por misión “el diseño, programación y coordinación de las políticas, planes, programas, proyectos y actividades que permitieran al país alcanzar el máximo de sus posibilidades para la conmemoración de los 200 años de su Independencia”.

En total, salieron 75 personas, pero tres mujeres lograron revertir la medida. Dos de ellas estaban con prenatal y otra con posnatal. Luego de conocer el presupuesto de la entidad, Dittborn renunció.

En total fueron más de tres mil quinientos los funcionarios bajo la modalidad a contrata y honorarios despedidos sólo el primer semestre.

El caos se produciría en noviembre, cuando caducarían 100.809 contratos. La angustia, nerviosismo y miedo se instaló en las diversas reparticiones y uno a uno eran notificados de que no continuarían para este 2011.

Así, en el Instituto de Previsión Social (IPS, ex INP) se produjeron cerca de 100 despidos y 70 personas enviadas al Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama). En el ministerio de Defensa fueron 22 trabajadores. En Bienes Nacionales 120 personas, en el Sernam 15 funcionarias a quienes se les notificó después del horario de trabajo. En la Presidencia de la República 91 (incluso pidieron la intervención de la Primera Dama Cecilia Morel, sin resultados); en el Injuv (Instituto Nacional de la Juventud) 56; en la Subdere (subsecretaría de Desarrollo Regional) 36; en el Fosis 96; Consejo de la Cultura 50 y en el ministerio del Interior 290 personas, entre gobernaciones, intendencias y el ministerio mismo en la capital.

Un total de siete mil empleados cuyos contratos no fueron renovados y donde mujeres con fuero maternal, profesionales, técnicos, trabajadores con más de 20 años de experiencia y personas enfermas de cáncer, quedaron sin trabajo.

En las reparticiones más importantes y como saldo del 2010 en cuanto a despidos las cifras son: ministerio de Educación fue el que más personal despidió con un total de 600 personas; en el ministerio del Interior 490; secretaría General de gobierno 100 y en Cultura 90.

ANEF: “Todo lo que dijo el Presidente fue falso”
Para la vicepresidenta de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), Nury Benítez, “(El gobierno) dijo que evaluaría, que estaban viendo los casos. No conocían a la gente y la despidieron igual. Todo lo que dijo el Presidente fue falso, él mintió, porque los que trabajamos para él y a su esposa, a esos despidió”, sostuvo.

Asimismo, señaló que lo vivido fue una jornada “de duelo, miles de los nuestros recibieron notificaciones para terminar sus contratos”. Benítez cree que hay instituciones “a las que se les dijo ‘mira, aquí tiene que haber una disminución de 10%’ (de funcionarios). O les han dado algún número con ese fin y así poder ingresar a su gente, de confianza política, y en una situación muy mejorada. Es cosa que miremos lo que pasó en el Sernam; ahí se desvincularon a 51 personas, mientras que desde marzo a octubre entraron 63 nuevos, donde la mayoría tiene sueldos no vistos antes y con jornada flexible”.

Respecto a la carta abierta de Piñera a los empleados fiscales, que fue difundida por diversos medios durante la campaña presidencial, Benítez añade que en la misiva el Jefe de Estado “se comprometía a que los trabajadores públicos a contrata no serían echados y que, por el contrario, iban a ser mejoradas sus condiciones”.

“Uno puede decir ‘hay tanto candidato que miente, que uno más parece que no es novedad’. Sin embargo, él teniendo ya la investidura de Primer Mandatario reiteró esa promesa. El 13 de abril, en la Asamblea Nacional de la ANEF, evento del que tenemos la grabación, volvió a comprometer que no habría despidos. Hay promesas no cumplidas y faltas a la palabra. (Piñera) ha mentido”, complementó la dirigente.

En tanto, el presidente de la ANEF, Raúl de la Puente, se reunió con el presidente de la Corte Suprema, Milton Juica. El dirigente busca dialogar acerca de los recursos interpuestos por los despidos en el sector y la acción judicial de los funcionarios de la Fenats, que busca evitar los descuentos en sus sueldos por los días no trabajados durante la última paralización de actividades.

Fuente: www.cambio21.cl

Ingresar comentario