Los sobrevivientes, por Arturo Baos C.

Opinión de un dirigente:
El mes de octubre de 2010 será probablemente el mejor en años para Chile. Digo esto porque, a raíz del rescate exitoso de los mineros, hemos salido al mundo como ganadores por goleada.
El mes de octubre de 2010 será probablemente el mejor en años para Chile. Digo esto porque, a raíz del rescate exitoso de los mineros, hemos salido al mundo como ganadores por goleada.
Cuanta alegría vivimos, abrazos y emociones por doquier, algarabía, en fin, todos unidos por una causa común que pasó de la desgracia inicial a la felicidad absoluta cuando, uno a uno, emergían los mineros desde las entrañas de nuestra tierra. Todos los chilenos nos orgullecemos del trabajo de los equipos técnicos y del temple inconmensurable que han testimoniado nuestros compañeros mineros.
Otra arista relevante, aunque menos advertida, es la gran campaña publicitaria gratuita de las empresas participantes en el rescate que resultaron beneficiadas ecómicamente y por supuesto ganaron en imagen. Todos ellos ganaron. Obviamente, también el Gobierno se benefició, gran rédito para el Presidente Piñera…, por Dios, cómo se disparó en las encuestas, ni hablar de algunos de su Ministros. Guste o no guste, se lo ganaron.
Por otro lado, también ha sido tema de discusión en el país la calificación que cabe a los mineros. Algunos atribuyen la calidad de “héroes”, otros de “valientes”, “hombres ejemplares”, “hijos ilustres”, en fin, innumerables calificaciones. Este dirigente gremial adhiere al término empleado por un propio minero o víctima (Mario Sepúlveda) quien acuñó la frase “No somos héroes, somos sobrevivientes”.
Claro que lo son, porque lograron sobrevivir a un “sistema empresarial” perverso que opera en nuestro Chile sin fiscalización ni códigos de ética. No me detendré en la innumerable lista de faltas a las disposiciones sobre la seguridad en el trabajo que todo el mundo observó. La verdad es que me avergüenza conocer esas míseras condiciones laborales más bien dignas de las faenas calicheras de inicios del siglo pasado.
Los trabajadores municipales también hemos logrado sobrevivir a un sistema de trabajo, también perverso, instaurado hace ya décadas y que lamentablemente no hemos sido capaces de modificar hasta ahora. Los dirigentes y sus representados hemos esperado mucho tiempo para alcanzar los grandes acuerdos con quienes han administrado el Estado en estos dos últimos decenios. Ya no podemos seguir esperando….Sin embargo, y en honor a la verdad, los actuales gobernantes al menos merecen una oportunidad.

Arturo Baos Camus
Tesorero AFUMUVI

Ingresar comentario